Invertir en China: la opinión del Consejero Comercial español en Shanghai

Jorge Dajani, Consejero Comercial de España en Shanghai entre 2003 y 2008, analiza en una entrevista en Iberchina los principales problemas, oportunidades, apoyos, etc., para ejecutar proyectos de inversión en China. Entre las recomendaciones clave que daría a las empresas que se plantean una inversión, Dajani menciona: la necesidad de eliminar todo tipo de prejuicios e ideas preconcebidas sobre China; contar con un asesoramiento de calidad; mantener el control de la empresa y de la propiedad intelectual; registrar cuanto antes la marca o las patentes, e intentar invertir 100% capital extranjero cuando sea posible; y reasignar recursos humanos y financieros en la matriz con el fin de poder dar una respuesta rápida y un respaldo efectivo a los responsables de la empresa española en China.

 

Invertir en China

 

La experiencia de Jorge Dajani, Consejero Comercial español en Shanghai

 

Jorge Dajani, Consejero Comercial de España en Shanghai entre 2003 y 2008, analiza en esta entrevista con Iberchina, a partir de su valiosa y reciente experiencia,  los principales problemas, oportunidades, apoyos, etc., para ejecutar proyectos de inversión en China.

 

Sergio Martín. Iberchina

 

- ¿Ha perdido China una parte importante de su atractivo inversor, como señalan algunos análisis?

China sigue siendo el segundo receptor mundial de inversión extranjera, junto a Estados Unidos, por lo que no se puede hablar realmente de un menor atractivo inversor.

Es cierto, no obstante, que el crecimiento de los salarios, especialmente en Cantón y algunas grandes ciudades de la costa, hacen que sea cada vez menos atractiva la producción intensiva en mano de obra. Especialmente por los menores costes laborales de países vecinos como Vietnam, India, e incluso Tailandia.

Por el contrario, el crecimiento económico sostenido por encima del 10% en los últimos años ha dado lugar a un mercado de primer orden para productos extranjeros desde automóviles o cosméticos hasta servicios financieros.

De ahí que una gran parte de la inversión extranjera ya no tenga por objeto la producción barata para la reexportación, sino estar cerca del mercado objetivo.


¿Cuáles son los principales motivos por los que empresas españolas invierten en China? ¿El mercado local, los bajos costes de producción….?

Se calcula que el 85% de la inversión extranjera tanto de la UE como de EEUU tiene como principal motivación la cercanía al mercado chino.

En este sentido, las empresas españolas no difieren del resto: la mayor parte invierten en China para ser suficientemente competitivo para abordar este mercado.

La dificultad de gestionar una empresa en China, unida a los altos costes de transporte y los crecientes costes laborales hacen cada vez más desaconsejable invertir para reexportar.

La mayor parte de las empresas españolas que desean importar producto chino optan directamente por la compra a uno o varios proveedores, no por la inversión directa.

 


- ¿Cuáles son los principales problemas a los que tienen que prestar una mayor atención las empresas que invierten en China?

El primer y principal problema a abordar es por supuesto si se realiza la inversión 100% capital extranjero o a través de una joint-venture con socio chino.

Las diferencias de la normativa china respecto a la normativa europea y la dificultad de llevar a buen término una relación de negocios con un socio local hacen que la mayor parte de las consultoras recomienden la opción de 100% capital extranjero. Sólo se recomienda optar por la joint-venture cuando se trate de sectores regulados que exijan socio local o sectores como la distribución, donde el socio local pueda tener un alto valor añadido.

Otro problema importante es la gestión de la fábrica o inversión, y más concretamente la gestión de los recursos humanos. Probablemente éste sea el mayor problema que debe abordar una inversión extranjera en China y requiere una preparación exhaustiva por parte de la empresa española.

Existen por supuesto otros problemas como el de los derechos de propiedad intelectual o la inseguridad jurídica, pero se trata de aspectos que van mejorando gradualmente y que se pueden abordar razonablemente con una buena preparación previa.

 


- ¿Tienen las empresas españolas una buena imagen en China? ¿Qué se podría hacer para potenciar y mejorar la imagen de España?

En general, España tiene una imagen positiva en China si bien todavía no somos lo suficientemente conocidos en sectores de gran potencial para nuestro comercio exterior como la tecnología, la moda o la gastronomía. Desde la Administración Comercial española ya se están adoptando toda una serie de medidas para promover nuestra imagen en estos sectores. El mejor ejemplo es la campaña Spain: Technology for Life que publicita la tecnología punta española en sectores como el de ferrocarriles, aeroespacial, medioambiente o energías renovables en las revistas especializadas más prestigiosas de China.

Conviene hacer constar, no obstante, que en un país de más de 1.300 millones de personas carece de sentido hacer llegar mensajes de estas características a toda la población. Es necesario y preferible realizar acciones puntuales de prestigio sobre aquellas personas o empresas con capacidad de decisión para la compra de estos equipos o productos.

No conviene olvidar, por último, que la imagen de un país no puede construirse en cuestión de pocos años solamente con iniciativas públicas de carácter comercial. Los flujos de turismo, las actividades culturales y el papel de las propias empresas españolas en China acabarán siendo los verdaderos creadores de imagen en este país.

 


- ¿Cuáles serían los sectores que ofrecen unas mejores perspectivas, en su opinión, para la inversión de las empresas españolas?

La clave no reside tanto en los sectores sino en el producto y el modelo de negocio que se adopte. Realmente existen opciones para cualquier producto de calidad, especialmente para aquellos que cuentan con marca internacionalmente conocida.

El mercado chino no es sólo el que registra las mayores tasas de crecimiento a nivel mundial sino que por tamaño ocupa ya uno de los primeros puestos. Pero en todos los sectores la competencia tanto china como internacional es dura. Por ello, todos aquellos productos que se puedan diferenciar en calidad, tecnología, diseño o imagen son susceptibles de contar con un amplio mercado potencial en China.

 


- ¿Cómo valora los instrumentos de apoyo a la implantación de la Administración española? ¿Son conocidos y utilizados por las empresas españolas? ¿Qué instrumentos pueden ser más útiles en China?

La Administración Comercial española pone a disposición de nuestras empresas en China más instrumentos de apoyo que en cualquier otro país. Como ejemplo, baste citar que Shanghai es la ciudad que mayor número de pabellones oficiales de España en ferias acoge en el exterior. Para una empresa española, participar en un pabellón de España es una operación barata, sencilla y de prestigio.

El pabellón de España en la pasada feria de Food and Hospitality, que contó con más de 100 empresas, es un buen ejemplo de ello. Igualmente, los Foros de Inversión y Cooperación empresarial que anualmente organiza el ICEX en China cuentan habitualmente con más de 100 empresas españolas. Por otro lado, programas de apoyo del ICEX a la inversión en el exterior, como el caso del PAPI, presentan un grado de utilización muy superior en China a cualquier otro país.

Y a todos estos instrumentos de apoyo habría que añadir por supuesto las propias Oficinas Económicas y Comerciales de España en Pekín, Hong Kong y Shanghai, cuya misión es precisamente la de apoyar a nuestras empresas en sus procesos de internacionalización en China.

 

- ¿Cuáles serían las 3-4 recomendaciones clave que daría a una empresa que estuviera planeando una inversión en China?

En primer lugar, eliminar todo tipo de prejuicios e ideas preconcebidas sobre China para poder hacer un análisis objetivo de cuáles son las razones para venir, la mejor forma de hacerlo y las posibilidades de respaldar en el tiempo dicha actividad en China.

En segundo lugar contar con un asesoramiento de calidad. Por una parte con las Oficinas Económicas y Comerciales de España en China y otras instituciones públicas especializas. Y por otra con los bufetes de abogados y consultoras que conocen también las especificidades de este país.

En tercer lugar, mantener el control de la empresa y de la propiedad intelectual. Registrar cuanto antes la marca o las patentes, e intentar invertir 100% capital extranjero cuando sea posible.

Por último, reasignar recursos humanos y financieros en la matriz con el fin de poder dar una respuesta rápida y un respaldo efectivo a los responsables de la empresa española en China. En este sentido, conviene siempre contar con personal español en la dirección de la empresa en China.

 

- Finalmente, ¿cómo ve en general las perspectivas de China, económicas, políticas, etc.?

El crecimiento sin precedentes que ha disfrutado China en los últimos treinta años se enfrenta a problemas de carácter estructural y coyuntural que requerirán una acción decidida por parte del Gobierno Chino.

En el ámbito macroeconómico, la tasa de inflación supera en la actualidad el 7% y por otro lado existe una presión evidente para la liberalización del tipo de cambio para evitar el actual sobrecalentamiento de la economía y la acumulación de reservas de divisas que está generando un exceso de liquidez en el sistema financiero.

Desde un punto de vista estructural, los cuellos de botella al crecimiento se centran en la ineficiencia del sector financiero que no permite una ágil canalización del ahorro hacia la inversión, la insuficiencia energética derivada de un crecimiento muy alto e intensivo en energía y la necesidad de evitar el deterioro del medioambiente, especialmente del agua y el aire.

El Gobierno chino siempre ha adoptado un enfoque gradual en la resolución de este tipo de problemas, por lo que es de esperar que los esfuerzos hasta ahora realizados se intensificarán en el futuro y en última instancia permitirán optar por un crecimiento más sostenible y diversificado entre sectores y regiones.

 

 

 

×
Subscríbase a Iberchina

Subscríbase gratis a Iberchina, la fuente más seria y solvente de información sobre China en lengua española. Recibirá nuestra Newsletter, con informaciones, artículos, documentos, sobre China.

Pinche aquí para subscribirse